Avis – el territorio

El municipio de Avis se encuentra en el distrito de Portalegre, a unos 60 km de esta capital de distrito y de Évora, ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad, y a unos 150 km de Lisboa.

Avis limita al norte con Alter do chão, al oeste con Ponte de Sor, al sur con Mora y Sousel y al este con Fronteira.

Este territorio posee una superficie de 606 km2 dividida por los municipios de Avis, Aldeia Velha, Ervedal, Figueira y Barros y por las uniones de municipios de Benavila y Valongo y Alcórrego y Maranhão. El municipio está bañado por diferentes ríos, de los cuales destacan la ribera del Seda, de Avis y Sarrazola, donde se ubica la albufera de Maranhão, incluída en la cuenca hidrográfica del río Tajo. La construcción de la presa de Maranhão en los años 50 del siglo XX alteró de forma significativa el paisaje existente.

Este embalse de agua se extiende a lo largo de 40 km repartidos por tres brazos distintos rodeados de naturaleza, revelando escenarios naturales únicos, que van desde las onduladas planicies doradas a las verdes rocas intactas.

Esta es una auténtica oportunidad de conocer las diferentes actividades del municipio, desde paseos a caballo o en bicicleta a actividades en la Albufera de Maranhão. Remo, paseos en barco o paddle, son solo algunos ejemplos de las actividades saludables que se pueden practicar en Avis.

En el municipio de Avis también tenemos rutas de senderismo en las que podrá estar en contacto con la naturaleza y el medio ambiente. La majestuosidad de la vegetación se prolonga por las ecovias construidas para que todo el mundo pueda disfrutar de un paseo alegre y relajado.

Las condiciones naturales, principalmente la existencia de áreas de suelos fértiles y la abundancia de recursos hídricos, aliados a una fauna rica en términos cinegenéticos y piscícolas, han convertido el territorio de Avis en un factor de atracción poblacional. Los vestigios más antiguos de asentamientos son del Paleolítico. Del Neolítico permanecen numerosos monumentos megalíticos – dólmenes – que existen en el municipio. Estos vestigios aparecen en la proximidad de líneas de aguas, en áreas donde son escasos los afloramientos graníticos. De la época romana se conocen poblaciones rurales, que seguramente fueron impulsados por la proximidad a algunas de las más importantes vías terrestres. En su obra Vias da Lusitânia Mario Saa identifica la carretera que conectaba Juromenha a Ponte de Sor y que pasaba por Benavila y Ervedal. Los topónimos de Benavila y Bembelide vienen del periodo islámico, antigua denominación para la ubicación de Maranhão.

¡Un lugar mágico que ofrece muchas sensaciones!